¿Qué es una Doctrina?

Valora este artículo
(2 votos)

Las doctrinas emitidas por los tribunales deontológicos de psicología presentan una cuidadosa revisión de los preceptos jurídicos que cobijan su campo de acción. En el contexto jurídico, la doctrina tiene su génesis en tratados académicos realizados por teóricos sobre un tema específico. La doctrina traza elementos de reflexión profunda sobre temas de interés permanente del derecho y pretende con sus reflexiones tener una vocación de validez general. En un primer momento de aproximación en el Juicio Ético se debe considerar el papel que desempeña la Doctrina como cuerpo argumentativo especializado para la aplicación de la ley ética en un caso concreto. En el derecho continental de origen romano-germánico como en el caso Colombiano, la Doctrina tiene la calidad de criterio auxiliar de tipo secundario pero en el caso del juicio ético que nos ocupa, la Doctrina se configura como un referente obligatorio que edifica el ejercicio razonado del juicio ético sobre el cual se marcan derroteros que permiten predecir cuál será el fondo de las decisiones a tomar dentro del proceso disciplinario en desarrollo y en especial sobre puntos en los cuales debe existir una interpretación ciertamente uniforme. Estos derroteros son las Doctrinas.

Cómo menciona la Doctrina Nº3: "La doctrina, así vista, es el conjunto de ideas o argumentos que los tribunales deontológicos y bioéticos de psicología tienen sobre lo qué es [el tema a tratar] y por lo cual se constituye en una propuesta para los psicólogos, sin importar el campo de la psicología en donde estos desarrollen su praxis. La doctrina no implica una directriz normativa vinculante de forzoso acatamiento por parte de los psicólogos, pues como se verá más adelante, cada caso que conoce el psicólogo es particular y es en función de esa singularidad que puede o no aplicar los preceptos de la doctrina."

Por ende, una doctrina se convierte en un referente de particular importancia para los psicólogos en la medida que indica un estado del arte sobre la reflexión en torno a la temática que se está tratando y, además, es un reflejo de la manera en que son comprendidas por parte de los órganos encargados de vigilar la buena práctica de la psicología en Colombia. Por ello se recomienda a los psicólogos mantenerse al día en los contenidos de las doctrinas, revisarlas periódicamente en caso de que presenten actualizaciones y, además, estar atentos en su quehacer profesional al seguimiento de lo allí indicado. Además, las doctrinas pueden seruna fuente clave de información al momento de establecer soluciones a los diferentes dilemas éticos de la práctica profesional.

Visto 3219 veces
Inicia sesión para enviar comentarios