Competencia profesional en Psicología Destacado

Valora este artículo
(0 votos)
Por: Orlando Enrique Uribe para Eticapsicologica.org. Marzo de 2018

Para poder garantizar la beneficencia de sus usuarios un Psicólogo debe ser competente en la prestación de su servicio. El presente texto busca mostrar qué significa para el profesional ser competente y qué acciones deberá tomar para hacerlo. Para ello, primero se presenta un recorrido por la historia del concepto de competencia, se relaciona con la “Declaración Internacional de Competencias en Psicología” y finalmente se muestran los diferentes campos profesionales en los que un psicólogo deberá desarrollar su competencia.

Por: Orlando Enrique Uribe para Eticapsicologica.org. Marzo de 2018

Para poder garantizar la beneficencia de sus usuarios un Psicólogo debe ser competente en la prestación de su servicio. El presente texto busca mostrar qué significa para el profesional ser competente y qué acciones deberá tomar para hacerlo. Para ello, primero se presenta un recorrido por la historia del concepto de competencia, se relaciona con la “Declaración Internacional de Competencias en Psicología” y finalmente se muestran los diferentes campos profesionales en los que un psicólogo deberá desarrollar su competencia.

El concepto de competencia


Que un profesional sea competente usualmente significa que está calificado, tiene la capacidad, puede entender y hacer ciertas cosas de una manera apropiada. Simplemente poseer una habilidad o un conocimiento es insuficiente para que alguien sea considerado competente (Rodolfa et al, 2005, pág 348) [1]

 

Para entender esta característica de la competencia profesional puede imaginarse una habilidad de la vida general y pensar en cuándo una persona sería competente. Cocinar es una acción en la que claramente podemos observar la competencia: solamente poseer una receta, saber cortar y preparar bien cada uno de los ingredientes no es suficiente para considerar a alguien competente en la cocina. La competencia de un cocinero puede observarse en el resultado final y, aun teniendo estas habilidades y conocimientos previamente señalados, el carecer de un buen paladar, no poder integrar todos los elementos dentro de un plato de manera adecuada, no reconocer aquellos sabores que pueden funcionar o no juntos podrían llevar a un cocinero a ser incompetente. Para la psicología, esto implica que tener los conocimientos técnicos sobre las posibles intervenciones profesionales no será suficiente para garantizar la competencia del psicólogo. A pesar de que este elemento es necesario, no se puede reducir a los conocimientos teóricos la práctica competente de la psicología.


[...]En vez de esto se considera que la competencia requiere la acción y, de alguna forma pública, la verificación de aquello que se logra con la acción. Más aún, la acción apropiada y efectiva requiere el ejercicio del juicio, pensamiento crítico y toma de decisiones. (Rodolfa, 2005, págs 348-349) [1]

En el caso que presentamos de la cocina, para reconocer a un cocinero como competente se espera que él lleve a cabo la presentación de comidas que son satisfactorias, sorteando las dificultades inesperadas al momento de seguir la receta, reconociendo de antemano los ingredientes que deberían ir en un plato, presentándolos de manera correcta y planeando adecuadamente una combinación de elementos que permitan a los comensales sentirse agradados con la experiencia. Por lo tanto, la competencia se encuentra vinculada principalmente al campo de la acción, las buenas prácticas y la capacidad para hacer lo que se espera de la práctica particular. En el caso de las ciencias de la salud en general, la competencia implica el “uso habitual y juicioso de la comunicación, el conocimiento, las habilidades técnicas, el razonamiento clínico, las emociones, los valores y la reflexión en la práctica diaria para beneficiar al individuo y la comunidad que está siendo atendida” (Epstein & Hundert, 2002) [2]. Al momento de trasladar esto al ámbito de la psicología, ser competente se entiende la manera como se usa el conocimiento disciplinar para comprender un problema, se logra aplicar las herramientas de la psicología y estas se trasmiten al usuario para lograr los objetivos por los cuáles haya sido necesario el trabajo del psicólogo; así mismo, ser competente implica ser sensible al entorno en el que está operando, reconociendo que su labor se articula con otros profesionales y con un contexto cultural particular. Ser competente es considerado por Dreyfus (1980) [3] como una de las etapas para la adquisición de una habilidad. Para él, el sujeto es cronológicamente un novato, competente, proficiente, experto y maestro teniendo en cada etapa diferentes funciones mentales. En esta teoría, la principal diferencia entre un novato y un sujeto competente sería la capacidad para reconocer de acuerdo con la situación la información que es relevante y aplicarla. Adicionalmente, deberá tener en cuenta que este proceso no está ocurriendo en un laboratorio, sino en la interacción con un usuario, por lo que prestará atención a las necesidades de comunicación que surjan en el proceso, que serán diferentes para cada caso, y así mismo estará atento a las condiciones en las que la intervención se produce, entendiendo cómo el entorno hace que no sea posible aplicar las mismas estrategias independientemente de la persona, cultura o institución en la que se lleven a cabo las acciones. Como se observa, “la competencia es un concepto complejo, multifacético y multidimensional, pues comprende aspectos de la personalidad e incluye un conjunto de conocimientos, comportamientos y actitudes que evidencian que el individuo está en capacidad de ejercer un trabajo, una profesión o resolver una determinada situación o problema en la interacción con un medio laboral y social específico (Collazos & García, 1999; Medina & Domínguez, 2006; Tejada, 2005)” (Ortiz et al, 2011)[4]. Ser competente, entonces, es una cualidad del psicólogo que se evidencia en todos los aspectos de su desempeño profesional al resolver las situaciones específicas en las que se espera su intervención. Por esto, como se verá más adelante, la competencia de un psicólogo estará relacionada con los campos de aplicación.

Declaración Internacional de Competencias en Psicología

Esta declaración se encuentra adoptada a nivel mundial por la Asociación internacional de psicología aplicada (IAAP) desde Junio de 2016 y la Unión Internacional de Ciencia Psicológica (IUPsyS) desde julio de 2016. Como se observa en ella, las competencias señaladas para todo psicólogo son:

Competencias del psicólgo:
Posee el conocimiento Necesario Tiene el conocimiento básico necesario sobre conceptos psicológicos, constructos, teorías, métodos, prácticas en psicología y una metodología de investigación como apoyo a sus competencias.
Tiene el conocimiento especializado necesario sobre conceptos psicológicos, constructos, teorías, métodos, prácticas en psicología y una metodología de investigación, vinculado a áreas propias, como apoyo a sus competencias.
Posee las habilidades necesarias Tiene las habilidades básicas necesarias como apoyo a sus competencias para el ejercicio profesional.
Tiene las habilidades especializadas necesarias para operar en áreas propias, dentro de su ejercicio profesional, como apoyo a sus competencias.
Ejerce éticamente Utiliza códigos éticos vigentes para su práctica profesional y para su propia conducta.
Se adhiere a las leyes y normas vigentes para su ejercicio profesional y para su propia conducta.
Resuelve los Dilemas Éticos presentados en el ejercicio profesional utilizando un enfoque apropiado.
Se comporta profesionalmente Sigue las mejores prácticas conocidas en psicología.
Mantiene el nivel de competencia como psicólogo.
Actúa dentro de los límites de su competencia.
Consulta a pares, supervisores y otras fuentes relevantes cuando es apropiado.
Hace remisiones (o derivaciones) a otros cuando es apropiado.
Escoge el curso de acción apropiado en respuesta a eventos impredecibles o complejos.
Se relaciona apropiadamente con clientes y otros Establece, mantiene y desarrolla relaciones de trabajo apropiadas con clientes y otros.
Establece, mantiene y desarrolla relaciones de trabajo apropiadas con colegas de psicología y otras profesiones.
Trabaja con diversidad y muestra competencia cultural Trabaja con el conocimiento y la compresión del contexto histórico, político, social y cultural de los clientes, colegas y otros que sean relevantes
Demuestra humildad cultural.
Identifica, reconoce y respeta la diversidad en otros.
Trabaja y se comunica de manera efectiva con todas las formas de diversidad en clientes, colegas y en otros.
Trabaja y se comunica de manera efectiva con todas las formas de diversidad en clientes, colegas y en otros.
Es inclusivo con todas las formas de diversidad en su trabajo con clientes, colegas y otros.
Actúa como un profesional basado en la evidencia Adopta una orientación basada en la evidencia para realizar evaluaciones, intervenciones, provisión de servicios y otras actividades psicológicas.
Consulta investigaciones relevantes en psicología y otras áreas para apoyar su ejercicio profesional.
Reconoce las limitaciones de la evidencia disponible que apoya su ejercicio profesional.
Reflexiona sobre su propia labor Evalúa la eficacia de sus actividades y la prestación de servicios psicológicos.
Reflexiona sobre su ejercicio profesional e implementa áreas de mejoramiento.
Reflexiona sobre sus valores y creencias, y su impacto sobre el propio ejercicio profesional.
Valida reflexiones con compañeros o supervisores, cuando es apropiado.
Establece metas pertinentes Desarrolla metas basadas en un análisis de necesidades.
Alinea sus metas con las de sus clientes y otros.
Realiza evaluaciones psicológicas Identifica las necesidades de evaluación en individuos, grupos, comunidades, organizaciones, sistemas o en la sociedad.
Selecciona, diseña o desarrolla evaluaciones, usando métodos apropiados para cumplir los objetivos y propósitos de la actividad.
Realiza evaluaciones, incluyendo aplicación, análisis, interpretación, retroalimentación y elaboración del informe de resultados
Realiza intervenciones psicológicas Planifica y realiza intervenciones psicológicas con individuos, grupos, comunidades, organizaciones, sistemas o en la sociedad.
Diseña, desarrolla y evalúa la posible utilidad y la eficacia de las intervenciones psicológicas, utilizando métodos apropiados para las metas y propósitos de la intervención.
Integra la evaluación y otra información con los conocimientos psicológicos para guiar y desarrollar la intervención psicológica.
Evalúa la utilidad y la eficacia de sus propias intervenciones.
Utiliza los resultados obtenidos en la evaluación para revisar y modificar las intervenciones, cuando sea necesario.
Proporciona orientación y apoyo a otros actores relevantes que estén involucrados en la intervención psicológica.
Se comunica eficaz y apropiadamente Se comunica con diversas audiencias según la necesidad, para la realización efectiva de sus actividades profesionales.
Proporciona retroalimentación pertinente y clara, reportes y orientación a clientes y a otros.
Proporciona información clara y objetiva sobre asuntos psicológicos para el público pertinente.

Competencia en las diferentes áreas de la psicología

 

La psicología es una disciplina diversa, con múltiples campos de aplicación que requieren habilidades y conocimientos particulares para poder ejercer en ellos:

Análisis Experimental de la Conducta
Desarrollo Humano / Ciclo de Vida
Evaluación, Medición y Estadística Aplicada
Epistemología e Historia de la Psicología
Neurociencia y Psicobiología
Procesos Psicológicos Básicos
Psicología Clínica
Psicología de la Salud
Psicología de la Sexualidad
Psicología de las Organizaciones y del Trabajo
Psicología del Consumidor
Psicología del Deporte y del Ejercicio
Psicología Educativa
Psicología Jurídica
Psicología Militar
Psicología Social, Ambiental y Comunitaria
Psicología del Tránsito y Seguridad Vial

Estos campos profesionales que presenta el Colegio Colombiano de Psicólogos (COLPSIC) “son agrupaciones […] en función de áreas del conocimiento y de aplicación de la psicología, con el propósito de promover el desarrollo del área en el país y generar estándares de calidad para la formación y el ejercicio de la profesión, orientar la opinión pública, así como sugerir a Colpsic políticas para ser presentadas por el mismo, a los organismos oficiales y privados”. Si bien la formación de pregrado en psicología permite reconocer algunas prácticas generales, cada campo requiere formación específica para poder atender sus necesidades. Si bien no es parte del alcance del presente artículo explicar la manera en que un psicólogo puede ser competente en cada una de estas áreas de la psicología, existen habilidades, conocimientos, comportamientos, acciones y actitudes para los que deberá estar preparado de tal manera que pueda considerarse competente en su campo. En Canadá [5] podemos encontrar un claro ejemplo dentro de su regulación que determina los diferentes aspectos en los que deberá formarse para atender a las necesidades del campo:

  • Relaciones interpersonales: capacidad del psicólogo para relacionarse efectivamente con su usuario
    Valoraciones y evaluaciones: contar con la habilidad para aplicar los mecanismos correctas para llevar a cabo evaluaciones e interpretar correctamente sus resultados.
    Intervención y consulta: capacidad del psicólogo para aplicar las técnicas correspondientes a su campo.
    Investigación: habilidad para producir conocimiento justificado y apropiado para su ejercicio profesional
    Ética y estándares: como base de la profesión que permite estar de acuerdo con la deontología profesional
    Supervisión y administración: habilidad para participar en los procesos que se desarrollen en su área

Dado que en cada uno de los diferentes campos existirán diferentes habilidades relacionadas con cada área de competencia, se recomienda que todo profesional lleve a cabo procesos de formación específica en un área de práctica para poder ser considerado competente en ella. La formación general en psicología, si bien otorga una base desde la cual es posible adquirir la competencia, es un punto desde el cual construir continuamente durante la vida profesional para poder alcanzarla.

Referencias


Rodolfa, E., Eisman, E., Rehm, L., Bent, R., Nelson, P., & Ritchie, P. (2005). A cube model for competency development: Implications for psychology educators and regulators. Professional Psychology: Research and Practice, 36, 347-354.
Epstein, R. M. & Hundert, E. M., (2002) Defining and assessing professional competence. Journal of the American Medical Association, 287, 226-235.
Dreyfus, Stuart E.; Dreyfus, Hubert L. (February 1980). “A Five-Stage Model of the Mental Activities Involved in Directed Skill Acquisition" (PDF). Washington, DC: Storming Media. Revisado en Enero 13, 2018.
Charria Ortiz, Víctor Hugo, Sarsosa Prowesk, Kewy Veruska, Uribe Rodríguez, Ana Fernanda, López Lesmes, Claudia Natalia, & Arenas Ortiz, Felipe. (2011). Definición y clasificación teórica de las competencias académicas, profesionales y laborales: Las competencias del psicólogo en Colombia. Psicología desde el Caribe, (28), 133-165. Retrieved March 16, 2018, from http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0123-417X2011000200007&lng=en&tlng=.

Mutual Recognition Agreement of the regulatory Bodies for Professional Psychologists in Canada, 2001

Visto 688 veces Modificado por última vez en Jueves, 06 Septiembre 2018 19:21
Más en esta categoría: Derecho Ético para Psicólogos »

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.