Dilemas Éticos

Valora este artículo
(22 votos)
Por Leonardo Amaya y Gloria María Berrío-Acosta

Un dilema ético es una situación en la que se hace presente un aparente conflicto operativo entre dos imperativos éticos en forma tal que la obediencia a uno de ellos implica la transgresión del otro. En general, se denomina dilema ético cuando un agente (el profesional, en este caso) tiene razones para llevar a cabo dos acciones (o más), cada una de las cuales favorece un principio diferente, y no es posible cumplirlas sin violentar alguno de ellos. De esta forma, el agente está en una situación en la que está condenado a cometer una falta: sin importar lo que haga, hará algo “equivocado” o faltará a una obligación[1].

En el presente portal se propone el Modelo de Tres Niveles como una alternativa para la resolución de dilemas éticos apropiada a las situaciones que enfrentan los psicólogos en Colombia.

Por Leonardo Amaya y Gloria María Berrío-Acosta

Un dilema ético es una situación en la que se hace presente un aparente conflicto operativo entre dos imperativos éticos en forma tal que la obediencia a uno de ellos implica la transgresión del otro. En general, se denomina dilema ético cuando un agente (el profesional, en este caso) tiene razones para llevar a cabo dos acciones (o más), cada una de las cuales favorece un principio diferente, y no es posible cumplirlas sin violentar alguno de ellos. De esta forma, el agente está en una situación en la que está condenado a cometer una falta: sin importar lo que haga, hará algo “equivocado” o faltará a una obligación[1].

En el presente portal se propone el Modelo de Tres Niveles como una alternativa para la resolución de dilemas éticos apropiada a las situaciones que enfrentan los psicólogos en Colombia.

Dilemas Éticos en la Vida Profesional

Es poco frecuente encontrarse en la práctica profesional dilemas perfectos, en los que se oponen dos o más principios de idéntico valor. Hay una cierta tendencia a considerar la beneficencia como principio principal. En ese caso una situación no sería un dilema perfecto porque primaría la beneficencia. Sin embargo, en los casos en los cuales el profesional se encuentra en una relación dual, se puede oponer la beneficencia respectiva de cada población vinculada a la relación dual. Así ocurre por ejemplo, en el entorno escolar, donde el profesional se puede encontrar en una situación en la que se oponga la beneficencia de un estudiante concreto a la beneficencia de otro alumno o integrante de la comunidad académica.

Víctor Cláudio, miembro del Comité Permanente de Ética de la Federación de Asociaciones de Psicólogos (EFPA) de Europa, señala que el dilema ético “surge del conflicto entre procesos morales, éticos y emocionales, y las normas jurídicas” [2]. Sin embargo, suele preservar la definición clásica de dilema, donde un agente (el psicólogo en estos casos) tiene razones morales para ejecutar cada una de las opciones, pero debe decidirse por una de ellas. El factor crucial de un dilema ético es que todas las opciones posibles deben ser hechas, pero hay una imposibilidad para su ejecución [1]. Por ejemplo, cuando hay una exigencia de beneficencia (proveer los mejores medios para la solución de una situación psicológica) pero para lograrlo, parecería ser necesario revelar información confidencial obtenida en la intervención. Así, el psicólogo se enfrenta a defender la beneficencia y respetar la confidencialidad, conducta que no es posible simultáneamente en esta situación.

De forma operacional, una situación ética dilemática se presenta cuando:

a) El agente debe elegir entre dos o más opciones relacionadas con Principios Éticos.

b) El agente está obligado a actuar, porque abstenerse de actuar atenta contra algún principio ético (Beneficencia, Justicia, etcétera).

c) Las opciones presentes para proceder involucran acciones contra diversos principios, y entonces el actor debe seleccionar, por ejemplo, atentar contra la autonomía o atentar contra la beneficencia, en alguno(s) de sus estándar(es).

En términos generales, se reconocen varios tipos de conflictos en situaciones dilemáticas: a) entre dos principios éticos. b) entre ética y ley, una situación frecuente desde el inicio de la legislación sobre las consecuencias judiciales del trabajo disciplinar [3][4] , c) entre ética personal (valores) y exigencias del rol profesional, o entre los valores de tipo religioso del profesional y del paciente [5][6] d) entre principios y leyes, e) entre sistemas de creencias del profesional y el rol profesional [7].

Ejemplo de Dilema Ético


Dilema 1

Un psicólogo que se desempeña en un colegio obtiene información potencialmente conflictiva para la familia de una menor de edad en entorno escolar. Considera que es probable que la información genere situaciones familiares inconvenientes para la menor, dadas las características conductuales de los padres quienes suelen reaccionar de forma explosiva y poco proactiva ante eventos similares. Sin embargo, no puede omitir esa información a los padres en atención a la gravedad de los hechos y los riesgos que implica para la misma menor.

En el caso anterior hay un conflicto entre principios: informar y atentar contra el respeto a las personas y su dignidad que se expresa en la obligatoriedad de confidencialidad, o no informar y atentar contra el principio ético de justicia que obliga a respetar el derecho de los padres a estar informados sobre la intervención a la menor.

Este puede considerarse un dilema ético ya que:

  1. La confidencialidad es un principio de decisión ética que afecta tanto la obligación de respetar el derecho de las personas a su intimidad y su dignidad como la beneficencia, porque altera la construcción de relaciones terapéuticas fundadas en la confianza.
  2. La confidencialidad ha sido valorada de forma tan destacada en la tradición ética psicológica que en varios códigos éticos, por ejemplo, el de la APA, y en Colombia los artículos 10, 23, 24 y 25 de la Ley 1090 de 2006, se obliga al terapeuta a su seguimiento, con la sola excepción del riesgo objetivo de la vida del paciente o terceros, previa aclaración al usuario de los límites de la confidencialidad, entendida como la aclaración sobre en cuáles casos el profesional se verá obligado a reportar la situación a los organismos o personas competentes para conocer el riesgo y tomar las medidas pertinentes.
  3. Hay una situación dilemática aparente: la comunicación psicológica es un proceso articulado que va más allá de la simple transmisión de una información. La comunicación psicológica incluye una preparación del escucha, selección de la información relevante a comunicar y seguimiento de los procesos que esa información genera. Cuando un psicólogo realiza una intervención de comunicación, atiende a diversos puntos clínicos: a) Establece los objetivos esperados de la información a comunicar y valora las consecuencias potenciales. b) Adapta la información a la capacidad de comprensión del escucha, como por ejemplo cuando brinda información tendiente a obtener el consentimiento informado. c) Establece una serie de pasos temporales, que incluyen la preparación adecuada del escucha para manejar la información de forma proactiva y no reactiva. d) Se limita a la información necesaria, excluyendo datos clínicos específicos, propios del entorno profesional. En otras palabras, selecciona los puntos específicos relacionados con los objetivos de la comunicación. e) Realiza un seguimiento de los procesos que genera o modifica la información ofrecida. La comunicación profesional no implica la revelación total, directa y literal de la información técnica.
  4. Así, el tiempo de comunicación y el contenido específico está contenido en un tiempo profesional que incluye la preparación de los receptores del mensaje. La intervención inicia desde el momento que atiende, en el caso que nos ocupa, a la muchacha, continúa en el proceso de preparación a los padres y culmina luego de un período de seguimiento y soporte

Este no es un dilema ético perfecto como suele ocurrir en muchos de los casos a los que se enfrenta el psicólogo en la práctica profesional si no está atento a plantear “terceras vías” de solución, para encrucijadas que parecen proponer sólo dos salidas. Así, el profesional debería establecer más un proceso técnico de comunicación y no limitarse a dirimir entre informar o contener toda la información. La respuesta es una tercera vía: una comunicación orientada al bienestar del muchacho, preparando previamente a los padres y estableciendo un plan de seguimiento que promueva la beneficencia. De esta forma, se elimina el supuesto dilema, orientándose la acción a la planeación de una intervención profesional. Con frecuencia la situación involucra relaciones confusas en las que se hacen presentes obligaciones que oponen principios por las demandas de roles diversos como en el caso de las relaciones duales.

Referencias

McConnell, T. (2010). Moral Dilemmas. The Stanford Encyclopedia of Philosophy. Edward N. Zalta (ed.), [1]
Cláudio, V. (2009). Entre los caminos A y B elijo el incierto C: el bien, el mal y los dilemas éticos. Papeles del Psicólogo, 30 (3), pp. 235 – 243
Pope, K. y Bajt, T. (1988). When laws and values conflict: A dilemma for psychologists. American Psychologist, 43 (10), pp. 828-829.
Mappes, D., Robb, G. y Engels, D. (1985). Conflicts Between Ethics and Law in Counseling and Psychotherapy. Journal of Counseling & Development, 64(4), pp. 246-252.
Robb, H. (2002). Practicing Rational Emotive Behavior Therapy and Religious Clients. Journal of Rational - Emotive & Cognitive - Behavior Therapy, 20, pp. 169-200.
Schwer, S. (2011). Core assumptions and values in community psychology: a Christian reflection. Journal of Psychology and Theology, 39 (3). pp. 186-199.
Sonuga-Barke, E. (2010). Editorial: The elephant in the laboratory – on the influence of non-scientific assumptions on research in child psychology and psychiatry. Journal of Child Psychology and Psychiatry, 52(1). pp. 1–2.

Visto 43405 veces Modificado por última vez en Lunes, 22 Octubre 2018 12:21

Medios

Diálogos Éticos 1 - ¿Cómo abordar un dilema ético? Leonardo Amaya, Gloria María Berrío Acosta y Wilson Herrera

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.